Mostrando entradas con la etiqueta crítica. Mostrar todas las entradas
Ben Stiller en el Himalaya en La vida secreta de Walter Mitty
Ben Stiller en el Himalaya en La vida secreta de Walter Mitty


¿Cuántas veces has soñado despiertx? Demasiadas, tal vez. Soñamos o pensamos en aquello que nos gustaría hacer, pero por inercia, por comodidad o incluso por miedo, no nos atrevemos a hacer. Un claro ejemplo para mí, este blog y todo lo que me ha traído después de un año en funcionamiento. El último cambio ha sido el lavado de cara que le he dado, cambiando el diseño. No sé si eres un/a lector/a muy asiduo a esta página, pero en caso de serlo, te habrás dado cuenta de que ha cambiado bastante.

La vida secreta de Walter Mitty, la vida es sueño


¿Aún no la has visto? ¿No has visto la mejor película del año? Vale, realmente llevamos poco de 2017, pero si estás leyendo esto, puedo deducir que al menos un poco sí que te gusta el cine. No obstante voy a darte el beneficio de la duda, y creeré que es que no has tenido tiempo hasta hoy para dedicárselo a una buena película. Si cuando vas al cine no sabes qué ver porque nada te convence, creéme cuando te digo que te voy a dar 5 razones -que podrían ser muchas más- para que vayas al cine a ver La La Land o como se la ha llamado aquí La ciudad de las estrellas. 

La la land, 5 razones (y más) para soñar

Jesse Eisenberg entrando en el parque de verano Adventureland
Jesse Eisenberg entrando en el parque de verano Adventureland
La verdad es que llevo un mes de noviembre que tela. Proyectos y más ideas que se acumulan en la cabeza para volcarlas aquí, en esta pequeña parte de mi mundo que ahora mismo, no es tan pequeña. "La paciencia es una virtud", decían en La momia (1999), yo a veces peco de no tenerlo en cuenta y me desvirtúo un poco, olvidándome de dónde vengo y a dónde voy. Pero esto no es un blog de desarrollo personal -todavía- y aunque mi faceta de autocoach me tira mucho a veces, voy a hablar de cine, que es de lo que escribo aquí. Retomando un poco la esencia del blog como página de cine, quiero escribir sobre una película, simple y llanamente. Además, encajada en una sección a la que le tengo mucho cariño porque fue una de las primeras iniciativas que llevé a cabo aquí; las críticas con emoción. Y la película que toca, Adventureland (2009). 

Críticas con emoción: Adventureland

Cartel de The Lone Ranger (El llanero solitario, 2013)
Cartel de The Lone Ranger (El llanero solitario, 2013)

Estas últimas semanas he tenido poco tiempo, y en realidad, me da un poco de rabia porqué me gusta escribir aquí, y quiero seguir haciéndolo al ritmo de una entrada por semana como mínimo. Me gusta este rinconcito de mí y sé que a algunos también. Para mí, todas y cada una de las lecturas, así como de comentarios en este blog, significan algo. El tiempo de alguien, que además de leer, comenta sobre lo que he volcado yo aquí, sean mis pajas mentales o como se le quiera llamar, para mí es muy importante. En realidad me he dado cuenta que mi blog no va hacia la crítica clásica. No empecé con ninguna idea en particular, pero viendo el recorrido que llevo a cuestas (10 meses aprox.) hay poco de crítica usual. Pero hoy me voy a contradecir, y mostrando algo más de esas películas que se podrían resumir en un "yo contra el mundo", escribiré acerca de una que no tuvo el éxito que esperaban y que realmente es mucho mejor de lo que parece, y se merece una oportunidad, al menos de revisionarla. Hoy toca El llanero solitario (2013), o de The Lone Ranger para los amigos.

Placeres culpables: El llanero solitario

Una de las escenas más famosas de la película, Balduino IV hablando con Saladino para evitar la guerra
Una de las escenas más famosas de la película, Balduino IV hablando con Saladino para evitar la guerra

El otro día, gracias a Twitter y a estas cosas de internet, me llegó un tuit de una chica que había leído mi entrada sobre Alejandro Magno, uno de mis placeres culpables, cuando la compartí en Twitter hace ya. Justamente esta película le encantó y le cambió la vida. Me pareció maravillosa esa manera que tiene un blog de regalarte momentos como el hecho de compartir una película tan vilipendiada y sin embargo, para algunas personas es una obra maestra que llega al corazón. Esa es la grandeza del cine. Todo esto, más allá de para dejar constancia que este blog me sigue aportando recompensas personales como esta, me sirve para retomar la sección Placeres culpables. Básicamente películas que en su mayoría han sido más que criticadas, pero a mi por el contrario me gustan o me entretienen y no les necesito buscar los defectos, o las disfruto igual aunque los tengan. Una de ellas es El reino de los cielos (2005), esa magna obra sobre las cruzadas durante el siglo XII dirigida por Ridley Scott en racha de cine histórico tras su Gladiator (2000) y que siguió con Robin Hood (2010). Aprovechando su reposición por TV, me adentro en su defensa.

Placeres culpables: El reino de los cielos

Kate Winslet y Jim Carrey tumbados en el hielo

Después de haber leído cuarenta listas sobre las mejores películas de la historia o "las cien películas que hay que ver antes de morir", me percaté que siempre aparecía una: Olvídate de mi (2004), una película protagonizada por Jim Carrey y Kate Winstet y dirigida por el francés Michael Gondry. Tenía curiosidad por echarle un vistazo, pero siempre encontraba algún obstáculo que me impedía hacerlo. Finalmente, he podido verla, entera, y ahora entiendo porqué figuraba siempre en esas listas. Tras unas cuantas entradas un poco más "personales", de reflexiones y otras pajas mentales, vuelvo a escribir una crítica, lo que no quita que siga siendo personal y complejo dar tu visión sobre una película. Y más si es una película en la que tantos sentimientos se dan la mano, y de qué manera. Retomando la mítica sección de "Críticas con emoción", me arranco con esta joyita. Sin más rodeos, sigo.

Crítica con emoción: Olvídate de mí