¿Que hago aquí?

No, no es sólo otro blog de cine. O si, también puede serlo, por qué no. 
Uno toma decisiones después de crisis personales y existenciales, y esta sería una de esas decisiones. Cuando yo oía hablar de crisis pensaba que eran cuentos chinos, que esas cosas no pasaban, que eso sólo ocurría en películas melodramáticas con primeros planos del/la protagonista llorando. Pero pasan. 
Sin embargo, siempre está bien mantener el rumbo de lo qué es uno mismo. A mi esto de escribir me llegó cuando era pequeño, y lo del cine más de lo mismo. Un día fui a ver una película allá por el año 2000 y dije: me quiero dedicar al cine. Entendedme, era joven e inocente. Pero me saltó una cuestión hace un par de años, manteniéndome fiel pese a crisis existenciales y mundiales: ¿que puedo sacar si mezclo las dos cosas? Pues esto es lo que hay. 
Hay multitud de blogs de este tema en la red, demasiados tal vez. Pero oye, en la variedad está el gusto. A mi no me gustaría ser uno más -eso es lo que dicen todos-, no voy a serlo, yo quiero ser diferente, quiero ser yo, con todo lo que ello implica. Para lo bueno y para lo malo.

Tener una opinión es muy sencillo, y vomitarla también. Hay mucha gente que da su opinión con demasiada facilidad, "tu opinión de mierda" como dirían Los punsetes. Yo voy a dar la mía, porqué puedo, porqué me apetece y porqué tener un blog me lo permite. Pero a pesar del subidón de ego que da volcar lo que piensas en la red, soy humilde y reconozco que habrá gente mucho más experta que un servidor y que sepa más, y que sea más interesante lo que dice, de todos modos y cómo también dice todo el mundo, yo no pretendo enseñar a nadie. Si alguien entra en este blog, le gusta lo que lee, lo que propongo, y sobretodo se lo pasa bien, me puedo dar con un canto en los dientes, que demonios. 

Esta página pretende ser un proyecto de desarrollo personal, con toda la "epicidad" que ello conlleva. En cierto sentido quiero plasmar cómo el cine nos puede ayudar. Ver una película puede ser una experiencia que te cambia la vida, y realmente una película despierta en nosotros una gran cantidad de emociones. Si tuviera que resumir en una frase, lo que pretende ser esta página, sería algo así:

Un rincón donde el cine puede ayudarte también a crecer como persona

¿Demasiado? Voy a desarrollar aquí mi habilidad y en este proyecto personal voy a descubrirme, voy a mantener un compromiso de forma constante (otra cosa que muchos dicen) que me va a servir para que al menos, mi modesta opinión forjada en años y años de solitaria evolución quede plasmada en algún lugar. Y oye, si sirve de inspiración a alguien pues "mucho más mejor". Voy a hablar de cine, pero no sólo de cine, si no de lo que puede transmitir una película cuando te acaba de dejar tu pareja, o cuando necesitas animarte a qué te iría bien echarle un ojo, o alguna que otra sesuda reflexión sobre el tiempo, el espacio y alguna "paja mental" más. Lo que sea vamos, pero cine y vida al fin y al cabo.

¿El título del blog? Pues me gusta el cine (¿en serio hay que repetirlo?) y Salvar al soldado Ryan me recuerda a mi infancia cómo la típica película que te marca cuando eres pequeño. Desde entonces, SoldieRyan (abreviación obvia a raíz de la película) fue mi nick en internet desde entonces. Y salvando...por qué necesito salvarme, y la escritura es un medio más. 

Probablemente no sea la mejor carta de presentación, pero es la que es. 
Veremos hasta donde llego, invitados estáis

XOXO SoldieRyan

También puedes encontrarme en redes sociales:
Facebook y Twitter

PD: redacto esto el día 18 de diciembre, estreno del Episodio VII de Star Wars: el despertar de la fuerza, tiene que significar algo

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada