El problema con los subtítulos

by - octubre 11, 2017

Kevin Spacey en House of Cards, reproduciéndose en Netflix


Seguro que muchos de vosotros tenéis Netflix, o HBO, o cualquiera de esas plataformas para ver series y películas. ¿Habéis visto alguna vez un capítulo de vuestra serie subtitulado? ¿Y habéis ido al cine a ver cine en VOSE (versión original subtitulada al español)? Probablemente seáis más de productos doblados al español, como yo, es más fácil para seguir el argumento. Sin embargo, nada como verla en versión original, ya que se ganan muchos más matices. Hay incluso quien defiende que las versiones dobladas son una abominación porque traicionan el espíritu de la obra. Hay gustos para todos. ¿Pero qué pasa cuando los subtítulos no tienen nada que ver con los diálogos originales?
Me resulta sorprendente ver una película o serie en Netfllix que estén subtituladas. Da igual la serie que sea, los subtítulos no tienen ningún sentido, si los comparas con la versión que estás escuchando. Con una película en el cine, puede pasar lo mismo. Netflix hace muchas cosas bien, como la cantidad de productos arriesgados y de conciencia social por los que apuesta, cosa que es encomiable. Pero la traducción al texto de los diálogos de los productos que hay en su parrilla no es una de ellas. Muchas veces, bien porque en casa hay ruido y no consigo enterarme de lo que dicen los protagonistas, o porque voy en transporte público y necesito leer lo que pone porque los auriculares no funcionan muy bien, pruebo con los subtítulos. Craso error.

Una película en versión orginal, hablada en el idioma en el que se rodó, sin pasarla por ninguna traducción ni proceso de doblaje, es la obra real, la mejor manera de ver esa historia. Luego, el hecho de doblarla al castellano o al idioma que corresponda, ya es una modificación parcial de la película. Los intérpretes tienen su dicción, su acento, elementos que aportan un toque diferenciador al personaje, y que normalmente y salvo que sea algo muy importante para la trama, el doblaje suele obviar. En España vivimos en una cultura audiovisual acostumbrada a consumir entretenimiento en nuestro idioma, ya que poca gente hace el esfuerzo de leer los subtítulos ni mucho menos verla únicamente en inglés.

Proceso de subtítulos de una película en un festival, primero subtitulada sobre la imagen en inglés, luego en español
Proceso de subtítulos de una película en un festival, primero subtitulada sobre la imagen en inglés, luego en español

Por suerte para nuestro país, los profesionales del doblaje con los que contamos tienen un nivel muy alto. Ver una película en español es un lujo, ya que en todo el mundo los expertos coinciden que España cuenta con dobladores de muy buena calidad. Eso es un punto positivo para defender el doblaje. De todos modos, y aunque se intente ser fidedigno en las traducciones de los diálogos originales, algo del mensaje original de la película, seguro que se distorsiona. Esto tiene una explicación, y es que en España no todo el mundo sabe inglés, por lo que restringir las películas y series (cultura al fin y al cabo) únicamente a personas con conocimientos de otro idioma, resultaría excluyente y elitista, y no contribuiría a que todo el mundo tuviera las mismas oportunidades para acceder a la cultura audiovisual. 

Si ya pasamos al campo de los subtítulos, y partiendo de la base que la propia película doblada ya pierde algo de su esencia, el resultado es mucho peor. Quien quiera ver algo subtitulado en Netflix, por ejemplo, que se olvide. Desconozco si los responsables que se encargan de las traducciones a texto de los diálogos son expertos o no, yo tengo mis dudas, ya que resulta bochornoso como lo que se lee tiene poco o nada que ver con los diálogos que se escuchan. Haced la prueba, poned la película en español y también los subtítulos en español, veréis que el resultado dista mucho de ser parecido, o como mucho, mínimamente similar.

Netflix ofrece la posibilidad de subtitular en la tipografía Comics Sans sus series
Netflix ofrece la posibilidad de subtitular en la tipografía Comics Sans sus series


Aquí no se acaba la cosa. Tuve la oportunidad de asistir al Festival de cine de San Sebastián en su edición 65, tal y como ya comenté en un post anterior. Y fue una experiencia impresionante como cinéfilo y redactor dedicado a escribir acerca de ello en algunos momentos de mi día a día. Las películas españolas, sólo tenían subtítulos en inglés, y no me molesté en comprobar la calidad de esos textos, porque no me hacia falta, ya disfrutaba de la obra original. Pero en el caso de las películas en francés, se subtitulaban en español y en inglés a la vez. Hasta aquí bien y es de agradecer. 

El problema viene porque el parecido entre los subtítulos en español e inglés, también estaba muy lejos de ser cercano. Si a eso le sumamos que la película estaba en francés, ¿que percepción le llega al espectador que no entiende el idioma original y tiene que leer los subtítulos? Quizás hasta sea otra película diferente a la que se estaba escuchando/visionando. De hecho, la idea de esta entrada acerca de los subtítulos se me ocurrió mientras estaba viendo una de las varias películas en francés que pude visionar en el Festival, alucinando con la poca fidelidad del texto en español, con el inglés.

Parece una cosa nimia, de poca importancia, pero nada más lejos de la realidad. Los diálogos en una película son el medio por el que los personajes nos cuentan la historia, sus pensamientos y logramos entender lo que está pasando, más allá de las imágenes que lo muestras. El cine es imagen y sonido, y si una película usa los dos recursos, son indisolubles y debemos entender ambas partes. Si se modifica tanto el mensaje original, o incluso se tergiversa cambiando los textos de los diálogos que se escuchan, el resultado puede ser catastrófico. No entender bien a los personajes, e incluso no seguir la misma historia, puede provocar que no tendremos la misma impresión de la película, que una persona que pueda disfrutarla en su versión original. 

Jim Carrey en la escena final de El Show de Truman (1998)
Traducción en subtítulos de la escena que se puede ver abajo doblada al español



Por eso es tan importante la fidelidad en las traducciones y/o doblajes, porque si no se pierde parte de la experiencia de ver una película. No se trata sólo de leer o hacer una traducción aproximada. Es cierto que en cada idioma hay maneras y construcciones que son propias de esa lengua para decir algunas cosas, y esas son difíciles de traducir sin perder algo de significado, pero no hablamos de eso. Hablamos de que ver una película doblada al español y subtitulada al español, dista mucho siquiera de ser parecido, es sorprendente. ¿Con qué se queda una persona con problemas auditivos? No tendrá la misma idea de la película por culpa de unos subtítulos nefastos, y es injusto.

No es un proceso en el que los responsables se tengan que desentender. Si quieren que su obra sea apreciada con el máximo detalle posible, considero que es muy importante que los subtítulos expresen lo que ellos quieren cuando ponen diálogos en boca de los protagonistas, el lenguaje es primordial para comunicar. El caso de Netflix, es sangrante, porque es muy evidente, pero sirve cualquier ejemplo de subtítulos en otras plataformas.

Creo que es necesario defender la esencia de una película para que esta sea lo más fiel posible a lo que pretenden transmitir los autores. Ante las versiones dobladas, poco se puede hacer y la calidad es bastante buena, pero ante los subtítulos, un poco más de esmero no vendría mal. 

Investigando en Google, he descubierto que tienen una plataforma llamada Hermes, en la que colaboradores externos, es decir, personas con ganas, se pueden apuntar para traducir series a otros idiomas. Tal vez el problema en ese caso, resida ahí. Pero eso no exime de un mínimo de calidad. Menos bromitas permitiendo subtítulos en Comics Sans, y un poco más de seriedad. 

XOXO SoldieRyan

You May Also Like

11 comentarios

  1. Hola Adonai,
    Afortunadamente en la filmoteca de mi ciudad, casi la mayoría de películas que echan son en VOSE. Y, me encanta. Cierto es que hay que leer y a veces pierdes un poco el hilo de lo que sucede en cada plano. Es cencesario verlas así, porque el oído se aguiza... lo digo porque a mí me viene muy bien. Los matices, no cabe duda que se aprecian más.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Éowyn!
      Desde luego, se gana mucho más con la película en versión original, lo único, que ojalá las traducciones de los subtítulos fueran un poco más fieles a los diálogos originales. En el caso de Netflix, como comento, es sangrante.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Gracias los subtítulos, mi ingles sigue siendo poco recomendable, pero ahora leo muchísimo mas rápido jjj
    Es cierto que se pierde, si me gusta mucho una película, la veo varias veces de formas distintas, y parece que cada vez voy cogiendo algo mas del espíritu original
    Buen trabajo

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Almantina, gracias por comentar!
      Eso creo que lo hacemos casi todos a los que nos da por una película, verla de mil maneras distintas, así que comparto tu sentimiento.

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. PD: si, los acentos, ya se, es una larga historia por un accidente de te en el teclado, lo siento

    ResponderEliminar
  4. (1)

    Buenos días, Adonai. Yo me dedico profesionalmente a la traducción audiovisual y al subtitulado desde hace 10 años. Traduzco tanto para doblaje como para subtítulos y trabajo con productos tanto de cine como de Netflix o HBO pasando por la tele y el Home Video.
    Después de leer tu post me siento algo ofendida e indignada, sinceramente. Se nota que no te has documentado nada ni has preguntado a profesionales del medio sobre cómo es el proceso de traducción para tener el punto de vista profesional del que hace el trabajo.

    Para empezar, lo que comentas de las películas en España se doblan porque «restringir las películas y series […] únicamente a personas con conocimientos de otro idioma, resultaría excluyente y elitista, y no contribuiría a que todo el mundo tuviera las mismas oportunidades para acceder a la cultura audiovisual.» no es cierto. En España, el doblaje está tan arraigado y es tan común porque después de la Guerra Civil, se prohíbe la proyección cinematográfica en otro idioma que no fuera el español. Por lo que, desde 1941 hasta 1946 es obligatorio doblar todas las películas que se fueran a exhibir. Durante ese periodo, y décadas después el doblaje es un instrumento de manipulación y control ideológico, ya que la censura estaba presente en todos y cada uno. Hay ejemplos muy claros pero no voy a extenderme tanto.

    Así que bueno, como ves, no tiene el origen tan bonito que dices.

    Bien, te cuento un poco cómo va el tema para que entiendas por qué cuando generalizas diciendo sobre Netflix que «los subtítulos no tienen ningún sentido», te equivocas, bastante. Puedo asegurarte que la gran mayoría de los contenidos de Netflix son realizados por profesionales. Si Netflix o HBO son los que crean los subtítulos, pongo la mano en el fuego para asegurar que esos subtítulos estarán bien hechos. Ahora, hay series, películas, documentales… que compran en pack, con tus idiomas y sus subtítulos, y ahí normalmente no meten mano. Así que si los subtítulos que vienen en el pack no tienen calidad, ellos no tienen la culpa. O sí, bueno, es cuestión de opiniones, por mí ellos deberían revisarlos, pero bueno, tampoco voy a entrar en ese debate ahora.

    Entonces, decir que «Quién quiera ver algo subtitulado en Netflix, por ejemplo, que se olvide.» pues mira, no. Porque como digo, la mayoría de los contenidos están muy bien subtitulados.

    (Sigue)

    ResponderEliminar
  5. (2)

    Y ahora voy con la parte que más loca me ha dejado: « resulta bochornoso como lo que se lee tiene poco o nada que ver con los diálogos que se escuchan.» Y « poned la película en español y también los subtítulos en español, veréis que el resultado dista mucho de ser parecido,» Bien, intentaré explicarte cómo funcionan los subtítulos, a ver si logro hacerlo bien:

    En el subtitulado existen varias normas muy estrictas que hay que seguir al pie de la letra para que al espectador le pueda dar tiempo a leer todo sin perder la esencia de lo que se está diciendo y para que los textos no ocupen mucho espacio en pantalla respetando la imagen original. Bien, esto es: según qué plataforma (TV, cine, VOD …) la limitación de caracteres por línea (para que no ocupe mucho espacio en pantalla) es de 37, 40, 42…, la limitación de caracteres por segundo (para que al espectador le dé tiempo a leer) es de 15, 17… También tenemos restricciones de intervalo mínimo entre subtítulos (2 o 5 frames), duración máxima del subtítulo en pantalla (5-8 segundos), duración mínima del subtítulo en pantalla (15 frames a 1 segundo)… Sin contar con que los números del 1 a 10 se escriben en letra, no se puede abreviar, y un sinfín de parámetros que tenemos seguir. Además que cada plataforma tiene su propia guía de estilo, así que se complica cada vez más la cosa.

    Con esto quería que entendieras por qué a veces “poco tiene que ver con lo que dicen” ya que, claro, si en dos segundos tienes un parlamento de 20 palabras, dime tú cómo vas a poner todos esos caracteres en un único subtítulo si no es sintetizando y adaptando la idea. Y ahí reside el talento del traductor, en conseguir, aun sintetizando mucho la idea, que el diálogo no pierda la esencia, la cadencia, en el subtítulo. Y te digo, por experiencia y con tristeza que eso no siempre es posible.

    (Sigue)

    ResponderEliminar
  6. (3)

    Por otro lado, ten en cuenta que en el doblaje también hay ajuste en boca. Es decir, que toda traducción para doblaje pasa después (o a la vez, si lo hace la misma persona) por un proceso de ajuste en boca, para que coincidan las frases en tiempo y en bilabiales con la boca del actor, de forma que se note lo menos posible que está doblado, o al menos no llame la atención. Entonces, dado que con el doblaje ya no escuchamos la versión original, podemos concedernos licencias para adaptar y localizar un poco la traducción para que el publico entienda mejor alguna referencia (sin pasarnos de la ralla como hacían en «El Príncipe de Bel Air» o en «Sabrina») además, en el proceso de ajuste también puede ser necesario cambiar totalmente alguna estructura para que cuadre mejor en boca, por lo que si pones la versión doblada al castellano y activas los subtítulos en castellano poco van a tener que ver literalmente hablando. La esencia, el significado, etc. serán el mismo, al fin y al cabo son traducciones del mismo texto, pero palaba a palabra ya te digo yo que no van a cuadrar siempre.

    En cuanto a comparar los subtítulos en inglés con los subtítulos en castellano, te comento: la técnica que se utiliza en inglés no es la misma que la que usamos en castellano. En inglés se tiende a sintetizar al máximo, resumen hasta la saciedad y se pierden muchísimos matices. En castellano no lo hacemos así. Probablemente, si los subtítulos en castellano se tradujeron del francés (que sería lo lógico), estarían mucho mejor y serían mucho más fieles al original, que los subtítulos en inglés. Además, ten en cuenta, que hay ocasiones en que en los festivales las películas solo llegan días antes, así que hay veces que la traducción no se puede hacer con la imagen y por tanto sin contexto, por lo que es en la cabina, mientras lanzan los subtítulos en directo, cuando retocan el texto si es necesario. Rompamos una lanza por esos subtituladores en directo, que es una tarea nada, pero nada sencilla.

    En resumen:
    Los subtítulos tienen que cumplir una serie de parámetros muy estrictos que hacen que no se pueda traducir literalmente.
    La traducción para doblaje puede contener licencias para adaptar y localizar y con el ajuste se pueden llegar a cambiar estructuras enteras.
    Por estas razones no se deben comparar subtítulos con doblaje, obviamente.
    La prueba Hermes de Netflix no la pasa «una persona con ganas», sino un profesional. No es una prueba sencilla.

    Perdonad el tocho este que me ha salido, pero he creído muy necesario defender mi trabajo y el de mis compañeros de profesión. Si alguien tiene alguna duda, puedo contestarla sin problemas.

    Gracias.

    Begoña.

    (Fin)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Begoña, muchas gracias por tu explicación, quiero dejar claro que en ningún caso pretendía desprestigiar la labor que hacéis, simplemente transmito mis sensaciones en este post, desconociendo la labor que hay detrás, con lo que respecta a los subtítulos y lo similares que puedan ser con la versión doblada. Comprendo todo lo que has expuesto, y oye, le veo todo el sentido del mundo para que la experiencia del subtítulo sea coherente con los tiempos y las imágenes.
      Gracias por abrirme un poco más la perspectiva en este campo.
      Un saludo!

      Eliminar
  7. ¡Buenas!
    Haces una buena reflexión, yo también soy un firme defensor de la VOS a pesar de lo que uno se puede perder por tener que leer. Sin embargo, querría añadir algunos detalles sobre las diferencias que surgen entre doblado y subtitulado. Comentas dos casos: el primero, una película en inglés doblada y subtitulada al español, y el segundo una película en un tercer idioma con dobles subtítulos (inglés y español), especialmente en festivales.
    - En el primero, hay que tener en cuenta que son procesos que funcionan en paralelo. El doblaje parte del diálogo original en inglés, y los traductores tienen que seguir dos grandes directrices: respetar el sentido de lo que dicen y, además, "cuadrarlo en boca", es decir, que se ajuste mínimamente al movimiento de los labios de los personajes. El traductor de subtítulos, en lugar de esta limitación, tiene la limitación de los caracteres: subtítulos demasiado largos o que estén en pantalla muy poco tiempo resultan imposibles de leer.
    Es por eso que el resultado de uno y otro proceso es distinto. En mi opinión, el subtítulo en español debe ser fiel al diálogo original, no al doblaje que se haga de él.

    - En el caso de dobles subtítulos, a veces hay un efecto de "teléfono estropeado". A los festivales llegan muchas películas casi recién masterizadas, y se encargan subtítulos exclusivamente para el festival con plazos muy cortos. Es fácil encontrar subtituladores de idiomas más extendidos (o más cercanos) como el francés, pero cuando se trata de películas en otros idiomas, es posible que el subtitulador traduzca, no del original, sino de un idioma intermedio como el inglés... y eso ya si que supone una pérdida incontrolable.

    Como con los libros... ¿es preferible perder matices por no dominar el idioma original, o que esos matices se hayan perdido de forma controlada por un traductor que se supone experto en esa tarea?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio!
      Sí, algo me han explicado ya en los comentarios de este mismo post, imagino que todo tiene su razón de ser, y claro, una vez explicado y entendido, se comprende mejor el porqué de algunas cosas.
      El problema es que sin informarse del tema (y supongo que no todo el mundo tendrá la suerte que he tenido yo con vuestras explicaciones) puede llevarse una experiencia negativa y por tanto, juzgar de manera parcial el hecho de ver una película subtitulada.
      Un saludo y gracias por comentar, se agradece aportar un poco de luz a temas que no dominamos!

      Eliminar