El guardián invisible, de licencias y boicots

2 comments
cartel el guardián invisible cabecera salvando al soldado ryan

Me ha encantado la trilogía de Baztán, o más bien debería decir que me ha enganchado. Soy consciente de que su calidad literaria no la convierte en una obra maestra, pero maneja los mecanismos del suspense de maravilla. Además acudí al cine a ver El guardián invisible con unos amigos, que salieron bastante satisfechos de la película también, sin ser conocedores de la obra en la que se basa. Primera parte de esta serie de tres libros escritos por Dolores Redondo -Premio Planeta en 2016-, y que ya es la película española más exitosa del año, con 1,2 millones de euros en su primera semana (se estrenó el 3 de marzo). Debo decir que es bastante fiel y aunque se toma algunas libertades para contar la historia, las imágenes son tan sugerentes y la fotografía está tan trabajada, que lo perdonas. Muchas veces se confunde fidelidad con calco, y a veces hay que renunciar a lo segundo para obtener un producto genuino pero diferente. 

La película narra las pesquisas de la inspectora Amaia Salazar, agente de la Policia Foral de Navarra, a la que se le asigna un caso de asesinato en la que la víctima es una chica adolescente que aparece muerta y desnuda al lado del río Baztán. Se mezcla la trama policíaca con mitología vasco-navarra y traumas familiares, un buen cocktail para disfrutar de una película de intriga, todo ello ambientado en el valle del Baztán.


El material de partida literario ya era lo bastante potente como para que saliera algo decente si lo hacían bien. Y lo han hecho bien. Tanto el director Fernando Gonzalez Molina como los actores (Marta Etura y Elvira Mínguez a la cabeza) han logrado quitar de encima la etiqueta de "cine español" para realizar un intenso y trabajado thriller de intriga, muy local por la ambientación, pero de un ritmo y factura impecables, al nivel de una película de género americana. Parece que en España por fin se están tomando en serio lo de hacer películas de intriga, ya que el año pasado ya tuvimos unas cuantas que fueron un éxito de crítica y de público: Que Dios nos perdone, El hombre de las mil caras o Tarde para la ira, que barrió en los Goya de este año. 

En el El guardián invisible se ha notado el tiempo y el cariño en la preparación. Espero y deseo que puedan continuar con la franquicia y se estrenen las dos películas que quedan basadas en los libros siguientes: Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta, también lo bastante cinematográficos como para hacer películas de calidad.
La historia da para un buen thriller, y aunque han hecho algunas adaptaciones cambiando partes de la historia y de los personajes, han mantenido el espíritu muy fiel a la obra original. Los cambios no han hecho perder ni un ápice de calidad a la historia, ya que justamente como ha pasado en otros casos de éxito (Harry Potter o El señor de los anillos, por citar dos conocidos) aquí los responsables han entendido que calcar el guión de manera milimétrica del libro, no era necesario. No era necesario porque pueden ser fieles sin renunciar a la idea y el ambiente de la historia, y así ha sido. Justo el ejemplo contrario de otra película que ya comenté el año pasado, Inferno, donde se cargaron el libro en su adaptación a la gran pantalla con los cambios que hicieron.

He salido del cine más que satisfecho a pesar de tener en mente aunque no quiera, todo lo que implicaba eso de "cine español", una etiqueta que a veces pesa mucho. Y justamente por eso la película ha estado en boca de todos y en muchos medios recientemente por una polémica surgida a raíz de las declaraciones de una actriz secundaria que aparece en la película; Miren Gaztañaga.
La actriz en cuestión, en un programa en clave de humor que se emitió en la cadena de TV pública vasca ETB, hizo unas desafortunadas declaraciones en las que llamaba a los españoles "catetos" culturalmente hablando, entre alguna que otra perla.




Estos comentarios no han sentado bien a una parte de la sociedad española, que el martes se dedicó a convertir en Trending Topic en Twitter El guardián Invisible, pero exigiendo al boicot para no ver la película y no acudir a los cines en masa a verla. Todo por las palabras de una actriz del reparto de la película, y aún habiéndose desvinculado de la opinión de Miren Gaztañaga todo el equipo de la película en un comunicado oficial.

Miren Gaztañaga en un instante de la película caracterizada como la madre de la protagonista de joven
Miren Gaztañaga en un instante de la película caracterizada como la madre de la protagonista de joven

Independientemente de que lo que haya dicho ella sea para quejarse, lapidarla o no hacer nada, eso ya es opinión de cada uno y tiene que ver sobre todo con política -algo ajeno a esta página por ahora- no entiendo exactamente los motivos por los que la gente llama al boicot a una película, que no tiene nada que ver con lo que piense u opine uno de sus componentes, no le veo la relación.

Me enciende un poco que se prejuzgue la calidad de una película o que se pida no verla por algo tan peregrino como unas declaraciones sacadas de contexto. ¿Nos tiramos piedras a nuestro propio tejado? Llevamos años leyendo y escuchando quejas acerca de la calidad del cine en España, y ahora que parece que levantamos cabeza con proyectos más que correctos y que pueden competir con el resto del cine europeo, nos rasgamos las vestiduras y pedimos boicot por la opinión de un miembro del reparto. Aún cuando los miembros de la película en su mayoría, se han expresado en contra de lo que ha dicho su compañera, que habrá sido más o menos desafortunado, insisto.

El equipo de la película de El guardián invisible, con Marta Etura y el director Fernando Gonzalez Molina
El equipo de la película de El guardián invisible, con Marta Etura y el director Fernando Gonzalez Molina

No quiero sentar cátedra con mi opinión, únicamente aportar un poco de luz a todo este ruido mediático y desmontar el sinsentido que se ha formado alrededor de la película para hacerle boicot. Si todas las personas que se han dejado arrastrar por los pocos (espero que fueran pocos) que iniciaron esto del boicot a El guardián invisible, aplican la misma vara de medir para todo en sus vidas, muchas cosas que pasan en este país culturalmente hablando, son más que comprensibles.
No se puede ir soltando juicios de valor o rechazando obras por el simple motivo de que no te gusta algo puntual de uno de sus componentes. Al menos, se merece el beneficio de la duda, y más en este caso que la película no tiene relación alguna con las declaraciones de la actriz, que por otra parte, habría que verlas en su contexto y no en los cortes del programa que circularon por internet y las redes. Ha sido el típico caso del efecto bola de nieve.

Por suerte para los aficionados al cine y al arte, la película va viento en popa para convertirse en un éxito del cine patrio, y me alegra de que todos los que han acudido al cine a verla, no se hayan dejado llevar por esa corriente sin pies ni cabeza.
No es uno de los temas que más me gusta para escribir, pero como soy fan de los libros y el caso me ha parecido flagrante, creo que se merecía una entrada en la que poder expresarme libremente.

XOXO SoldieRyan

PD: llevaba días sin escribir en el blog, y la verdad, no estoy tan oxidado como pensaba.

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Hace poco me leí el primer libro. La peli aún no la he visto. A ver cuando saco rato para ir al cine.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Éowyn, un placer leerte de nuevo ;)
      La película me gustó, y soy fan del libro y además suelo ser un poco fascista con las adaptaciones, ya que me gustan más los orígenes literarios que las películas, pero en este caso me conquistó, temas metacinematográficos aparte.
      Saludos y nos seguimos leyendo :)

      Eliminar