Críticas con emoción: las ventajas de ser un marginado

by - junio 01, 2016

protagonistas de las ventajas de ser un marginado

Me gusta cuando una película me hace llorar, es buena señal. No simplemente que me epaten a escenas e imágenes y diálogos y a todo un poco. De vez en cuando, también me apetece ver películas pequeñitas, de estas que tienen una lección que enseñarte, y que cuando acabas de ver te dejan con la mente en otro punto a cuando la empezaste. Me gustan esas películas. Y esta es una de ellas. Retomando la sección de Críticas con emoción, me apetece comentar una película que a mi sí que me llegó a emocionar: las ventajas de ser un marginado (2012).


La película está basada en -por lo visto- una famosa novela, y es el propio escritor el guionista y director de su adaptación, Stephen Chbosky; un tipo con suerte, porqué esto no pasa muy a menudo. El argumento se podría resumir así:



Charlie es un joven tímido y que tiene ciertos problemas para relacionarse con los chavales de su edad, que ha empezado el instituto. Arrastra una serie de traumas infantiles a los que deberá hacer frente, gracias a sus amigos recién conocidos del último año de instituto, y con los que por fin llega a sentirse realmente a gusto y parte de algo.

Esto nos ha pasado a más de uno, a más de dos y a más de unos cuantos a los que no les gustará reconocerlo. El instituto es una etapa difícil para muchos. La película tiene sus cosas malas y sus cosas buenas, como la vida misma. Escribiré primero sobre lo positivo que me despertó al verla, y a posterior, sobre lo que me gustó menos.

Como comentaba en el párrafo anterior, la adolescencia es una etapa complicada de la vida. Nos estamos formando como personas y nos "obligan" a encajar en una clase, donde tal vez no tengamos nada en común con nuestros compañeros. Charlie está interpretado de forma soberbia por Logan Lerman, este chaval es mejor actor que la mayoría de papeles que le toca interpretar, veáse por ejemplo Percy Jackson y secuela. Con su mirada y su actuación uno llega a sentir lástima y empatía por el chaval. Realmente parece estar en su mundo, se le ve tímido con total naturalidad y aguanta lo inaguantable en clase, vete tú a saber porqué, pero eso nos ha pasado a muchos. Refleja el estado físico de un adolescente marginado.

Escena emulando a The Rocky Horror Picture Show
Escena emulando a The Rocky Horror Picture Show
La película está ambientada a principios d elos 90, antes de que hubiera móviles, y mucho antes que cualquier red social permitiera en cierto modo enmascarar a los más tímidos sus habilidades sociales e hiciera más difícil lo de conocer gente. En este contexto, Charlie entra en un instituto donde no encaja con nadie de su clase y además, le toca sufrir -porqué no tiene otra palabra- las bromas de sus compañeros de clase, compañeros por decir algo. Lo que ahora se llama bullying, hace unos años, como por ejemplo en los noventa, no era tan común denunciarlo. El chaval sufre por encontrar a alguien que le escuche y le entienda.

Sin embargo, le sucede algo que ya hubiéramos querido muchos en el instituto: conoce a dos personas, un chico y una chica -hermanastros- Patrick y Sam, interpretados respectivamente por Ezra Miller (futuro Flash en la adaptación al cine) y Emma "Hermione" Watson. Gracias a estas dos personas Charlie entra en un grupo de "inadaptados" del instituto, es decir, gente que se sale por la tangente y no son considerados normales, dentro de los estúpidos y prejuiciosos parámetros de la sociedad. Ellos le enseñan a ser libre, a ser quien es, y sobretodo aprende acerca de la libertad y del amor, de no esconderse porqué los demás lo hagan. La relación de Patrick con un chico del instituto y como acaba es realmente triste y reflejo de esos valores anclados en la restricción. Y la historia entre Charlie y Sam encierra una hermosa enseñanza, pero no quiero desvelar nada.

Todos los valores como la aceptación de quien somos y de lo que hemos vivido, la libertad de ser uno mismo y la amistad en el sentido más amplío de la palabra, me llegaron a tocar la fibra bastante. Hay una escena, basada en el musical de Rocky Horror Picture Show, que define muy bien lo de sentirse diferente. Se nota que los personajes están tratados con cariño y bien definidos, todo queda muy real. Desde los padres de Charlie que no saben por lo que está pasando su hijo, hasta el profesor interpretado por Paul Rudd (actualmente como Ant-Man en la Civil War de Marvel) que coge cariño al muchacho y le entiende perfectamente, todos hemos querido un profe así.

El grupo de inadaptados de la película


Hay una secuencia con una canción del fallecido David Bowie de fondo, donde los protagonistas circulan con un coche a través de un túnel. Entre la música y la imagen, así como con las actuaciones de los chavales, uno llega a sentir la vitalidad de la juventud y que se puede ser un héroe, siempre, como dice la letra de la canción de fondo. Sólo por la energía que tiene esa escena visualmente, habría que echarle un vistazo, es hermosa. Tal vez sea candidata a comentar en mi sección de "Instantes de cine". Estas cosas se pueden lograr en el cine y no en la literatura.

Ahora bien, imagino que en el libro queda bastante más claro la parte final, porqué en el último tramo de la película todo pasa demasiado deprisa, tanto, que cuesta entender exactamente que pasó en la infancia de Charlie y porqué reacciona como lo hace. Está claro que el medio literario no es el mismo que el cinematográfico, y creo que el director-escritor peca de confiar en que el espectador va a entender las cosas tan rápido como en un libro al leerlas. En el cine en ocasiones se requiere claridad expositiva y en esta película todo queda un poco aturullado en esta parte. Yo me perdí y no entendí lo que me estaban contando.
Para que os hagáis una idea, tuve que buscar en internet acerca de esta parte final para entenderla, y no era el único que tenía la duda al parecer. Esta sería la única pega que se le puede achacar a la película.

A lo mejor por sentirme identificado con el personaje y con ciertos valores que atesora la película, pero me gustó bastante y me tocó la fibra. Con el tramo final contado de otra manera más meridiana, sería perfecta. 

En definitiva, me hizo reflexionar y me gusta, me gusta que mis reflexiones vitales queden plasmadas en películas tan bonitas y sinceras como esta. Trata temas tan complicados como la adolescencia, el bullying y el abuso infantil, con mucha sutileza y cierto respeto. Dadle una oportunidad, os enamorará.
Y Emma Watson sale guapísima.

XOXO SoldieRyan

PD: la canción de la escena del puente es esta: https://www.youtube.com/watch?v=Tgcc5V9Hu3g RIP Bowie

You May Also Like

5 comentarios

  1. Respuestas
    1. Lo es, merece bastante la pena, y más si recuerdas los 80 con nostalgia.

      Eliminar
  2. Muy buena reseña! Qué película más buena, profunda, interesante y reflexiva. De las que te dejan con muy buen sabor de boca. El temazo de David Bowie, los pelos de punta....
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado :)
      La película es bastante completa, y salvo por ese final, excelente.
      Saludos!

      Eliminar
  3. La ventaja de ser un marginado es que hay muchos, el problema es que hay que romper las burbujas donde viven y conectarlos a todos no es facil, es cuestion de encontrar un inadaptado cuya habilidad fuerte sea precisamente esa jjj

    Saludos!

    ResponderEliminar