La verdad es algo que a veces da miedo. Porque hay momentos en los que tú sabes que algo es cierto, pero te niegas a creerlo. Te ciegas a ti mismo porque reconocerlo te haría demasiado daño o te cambiaría la vida, o te haría sentir mal. Sea por el motivo que sea, no quieres verlo. Y la verdad, a veces duele. No tiene porqué ser malo, pero primero debes aprender a asumirla y luego comprenderla. De esta premisa parte el último éxito más internacional del cine español: Un monstruo viene a verme (2016), de J.A. Bayona. La película tuvo mucha repercusión mediática en su momento siendo un éxito de taquilla, y quitándole de encima toda la publicidad hasta la extenuación que se le dio vía Mediaset, queda una historia muy intensa e incluso diría hasta necesaria. Hágamos un poco de cine-terapia (si no sabes que es, tienes dos posts en esta web para averiguarlo).

Cine con emoción: un monstruo viene a verme

escena del tren llegando a la estación, de los Lumiere

Entender el arte es muy complejo. En cualquiera de sus vertientes, el arte es precisamente muy subjetivo, y depende de quien lo vea o interactúe con él, tendrá una visión distinta. En el cine, entendido como arte, pasa lo mismo. Muchas veces se suele olvidar que el cine es también llamado el séptimo arte, y aunque al final lo que logra mantener viva la industria cinematográfica sean los grandes éxitos de taquilla y los productos más comerciales, no hay que olvidar que según cómo, gracias a las vanguardias artísticas en el cine, se ha innovado lo suficiente como para ver el tipo de películas que vemos actualmente. Algunas veces eran más conscientes de estar innovando y haciendo arte, y otras era pura casualidad. Vamos a hacer historia.

Cine y arte

cartel el guardián invisible cabecera salvando al soldado ryan

Me ha encantado la trilogía de Baztán, o más bien debería decir que me ha enganchado. Soy consciente de que su calidad literaria no la convierte en una obra maestra, pero maneja los mecanismos del suspense de maravilla. Además acudí al cine a ver El guardián invisible con unos amigos, que salieron bastante satisfechos de la película también, sin ser conocedores de la obra en la que se basa. Primera parte de esta serie de tres libros escritos por Dolores Redondo -Premio Planeta en 2016-, y que ya es la película española más exitosa del año, con 1,2 millones de euros en su primera semana (se estrenó el 3 de marzo). Debo decir que es bastante fiel y aunque se toma algunas libertades para contar la historia, las imágenes son tan sugerentes y la fotografía está tan trabajada, que lo perdonas. Muchas veces se confunde fidelidad con calco, y a veces hay que renunciar a lo segundo para obtener un producto genuino pero diferente. 

El guardián invisible, de licencias y boicots

Cartel promocional de Manchester frente al mar con Michelle Williams a la izquierda y Casey Affleck a la derecha
Cartel promocional de Manchester frente al mar con Michelle Williams a la izquierda y Casey Affleck a la derecha

Era una de las favoritas de los Óscar y de hecho, Casey Affleck hizo un papelón suficiente para ganar el premio a Mejor Actor frente a toda su competencia. De todos modos, en este post no se va a hablar de los méritos cinematográficos de la película -que los tiene- si no de la fuerza que tiene la historia que cuenta. Tras varias entradas en las que se han hablado de otros temas, retomo la sección estrella del blog, o al menos la más personal: Críticas con emoción. Manchester frente al mar es una de las más intensas del año, y aquí se va a desgranar un poco, al menos a nivel personal, lo que transmite. Desde luego ha sido una de las dignas nominadas de este año. 

Crítica con emoción: Manchester frente al mar

intocable, 2011, cine-terapia, francia, cine
Instante de la película francesa Intocable (2011), fue un éxito en todo el mundo

¿Ya has leído mi último post? Te sitúo, en él se hablaba de cineterapia, que como su palabra indica, se trata de un terapia psicológica acompañada del visionado de películas. Pero mejor que yo, lo podían explicar expertos en la materia, y en el anterior post de Salvando al Soldado Ryan, tres expertos respondieron a las preguntas que les planteé. Como obtuve tan buena respuesta y tenía más entrevistas por publicar, esta es la segunda parte, con la opinión de dos expertos más, y al terminar, daré mi opinión de un tema tan interesante para cualquier persona y sobre todo, para cualquiera que sea amante del cine.

Cineterapia: segunda parte


Este año va a ser diferente, lo presiento. De entrada, la diferencia con respecto al 2016, es que este año no he publicado un post por categoría sobre los Óscar que se celebran este domingo. Precisamente y aunque apenas haya hecho mención en la página acerca de estos premios, he estado liado estas semanas. Liado porque me propuse ver las nueve nominadas a mejor película para este año, y finalmente lo he logrado. Así que en vez de publicar un post en base al Mejor Actor, Mejor Actriz o Mejor Director del año en base a los nominados, he decidido publicar un único post con el tema de cuál ha sido la Mejor Película para un servidor de todas las nominadas en la categoría de Best Motion Picture, acompañadas de un pequeño resumen. No quería escribir acerca de algo tan importante y hacer de juez, jurado y verdugo sin tener mi opinión formada de cada una de las obras de este año, no me parecía justo a tenor de anteriores experiencias, y es lógico. Así que este año, y habiéndolas visto todas, no queda sino escribir.

¿Queréis saber mi quiniela para la mágica noche del domingo 26 de febrero? 

Oscar 2017: la mejor película del año


Fotograma de la película Patch Adams (1998), cine terapéutico basado en una historia real
Fotograma de la película Patch Adams (1998), cine terapéutico basado en una historia real

Muchas veces te habrás preguntado, por qué cuando terminas de ver una película te sientes de una determinada manera; por qué algunas te hacen llorar, sonreír, te indignan o bien te hacen reflexionar. La respuesta es más sencilla de lo que parece, y es que el cine, esas imágenes en movimiento acompañadas de sonido (o no), te emociona. Te emociona porque son capaces de conectar con alguna parte de ti que ni siquiera eres consciente de que tienes, pero está ahí, en tu interior, y el mensaje que transmite esa película, conecta directamente contigo y hace aflorar emociones. La rutina del día a día nos hace vivir anestesiados emocionalmente muchas veces, y no es una tontería que precisamente las enfermedades mentales, ya son el gran problema de salud del siglo XXI.
¿Y si te dijera, que gracias al poder del cine como arte, como medio de expresión para transmitir ideas, emociones o mensajes, es posible hacer terapia? 

Cineterapia: Primera parte

Ben Stiller en el Himalaya en La vida secreta de Walter Mitty
Ben Stiller en el Himalaya en La vida secreta de Walter Mitty


¿Cuántas veces has soñado despiertx? Demasiadas, tal vez. Soñamos o pensamos en aquello que nos gustaría hacer, pero por inercia, por comodidad o incluso por miedo, no nos atrevemos a hacer. Un claro ejemplo para mí, este blog y todo lo que me ha traído después de un año en funcionamiento. El último cambio ha sido el lavado de cara que le he dado, cambiando el diseño. No sé si eres un/a lector/a muy asiduo a esta página, pero en caso de serlo, te habrás dado cuenta de que ha cambiado bastante.

La vida secreta de Walter Mitty, la vida es sueño


Hay veces que tienes un sueño, y algunas veces, uno de esos sueños se hace realidad. Si eres cinéfilo, podría hablar casi convencido de que un salón de cine (y de series) hecho en tu ciudad es una de las cosas más maravillosas que pueden pasarte. Tuve la suerte de asistir este domingo 29 al Salón del Cine y las Series que se celebró en Barcelona, concretamente en La Farga de l'Hospitalet de Llobregat durante los días 27, 28 y 29. Si has estado leyendo el blog estas semanas, recordarás el sorteo que realicé de una entrada doble junto a la entrevista publicada a los responsables del festival.
Pues bien, como he dicho el domingo pude ir y la visita se merece una crónica en este blog, puesto que ha sido la primera vez que he asistido como prensa, ya que la vez anterior me tocó ir de visitante puro y duro, el blog no daba para más en ese momento. Y además, estrenando camiseta con el logotipo de esta página estampado. Menuda ilusión me hizo.

Salón del cine 2ª Edición: El retorno